Amamantar en Público: Sugerencias y Consejos

Guest Post: The Little Milk Bar
Guest Post: The Little Milk Barhace 2 meses5 min de lectura

La lactancia materna es difícil. Y amamantar en público puede ser aún más difícil.

El hecho de que la lactancia sea natural no significa que sea totalmente instintivo.

Amamantar en Público

Y siendo una nueva mamá, puede tomar un poco de tiempo encontrar tu ritmo.











Pero cuando obtienes ese agarre perfecto, escuchas sus pequeños tragos, y sabes que tu pequeño está llenando la barriga, todo se siente perfecto.

El problema es que, justo cuando crees que ya entiendes cómo funciona todo, y empiezas a prepararte para tu primera salida, te preguntas…

¿Qué sucede si le da hambre?

¿Qué debo hacer?

¿Le doy de comer en el coche?

¿Debería llenar un biberón antes de salir de casa?

¿Tendré que darle de comer en un baño? (Pista: la respuesta es, por favor, ¡nunca alimentes a tu bebé en el baño!).

En caso de que te preguntes en qué Estados es ilegal amamantar en público.

No te preocupes.

Hoy es legal amamantar a tu bebé, con o sin cobertor, en los 50 Estados. Dale de comer a ese bebé cuándo y dónde lo necesite.

Pero alimentar en público por primera vez puede ser inquietante, especialmente para una nueva mamá.

Así que aquí hay un resumen de mis mejores consejos sobre amamantar en público.

Consejos para amamantar en público

Practica en casa

Esto puede sonar contradictorio, pero créeme que funciona.

Siéntate en el sofá y practica levantarte la camisa y prender al bebé.

Conseguir un buen agarre suele ser la parte más difícil.

Pero una vez que tomas práctica, todo se vuelve más fácil.

La próxima vez que tengas visita de amigos o familiares, practica alimentar a tu pequeño allí mismo, en la comodidad de tu casa frente a personas con las que te sientas cómoda.

Continúa la conversación o cena mientras alimentas a tu bebé.

Prueba el método de las 2 camisetas

Si no has oído hablar del método de las 2 camisetas, estás a punto de conocer tu técnica favorita.

Esta te permite usar todas tus blusas favoritas de antes de tener a tu bebé, sin necesidad de gastar dinero en ropa “especial para amamantar”.

El método de las 2 camisetas mantiene cubierta tu barriga postparto, al mismo tiempo que mantiene tu pecho cubierto (no deja nada al aire) Y permite que tu bebé se acerque a mamá cuando quiera para sentirse cómodo.

Así es como funciona: Ponte una camisola delgada o una camiseta sin mangas para amamantar.

Ponte tu camiseta favorita.

Luego, súbete la camiseta y baja el cuello de la camisola hasta abajo. Ahora sujeta al bebé y continúa la conversación. Pan comido.

Comience con una cubierta de lactancia

Las cubiertas de lactancia pueden servir como práctica para cualquier persona que aún no se sienta cómoda amamantando en público.

Permiten estar completamente cubierta mientras se está amamantando fuera de casa.

Pero ten en cuenta que a los bebés les gusta ver a mamá cuando se alimentan, es lo que los hace sentir cómodos y a salvo, por lo que tu bebé podría tratar de tirar/golpear en cualquier oportunidad que tenga.

A veces, las cubiertas pueden ser más problemáticas que útiles cuando el bebé está decidido a verte.

Pero son geniales para empezar.

Y si al bebé no le molesta, las cubiertas de lactancia pueden convertirse en su forma favorita de amamantar en público.

Cuando ya te estés acostumbrando al proceso, es posible que te sientas lo suficientemente cómoda como para ir #AlNatural.

Apoya a otras mamás que amamantan. Finge hasta lograrlo

Cuanto más apoyes a otras mamás que amamantan, más confianza tendrás en ti misma.

La próxima vez que salgas y veas a otra mamá amamantando, ofrécele tu asiento, asiente con la cabeza y sonríe, y dile que está haciendo un trabajo increíble.

Nunca se sabe, podría ser la primera vez que amamanta en público y tu pequeño gesto de apoyo le dará algo de alivio al instante así como un poco más de confianza.

Este gesto podría cambiar por completo su experiencia de amamantar para siempre, así como aumentar su autoestima para cuando le toque hacerlo.

Una vez estaba amamantando a mi hijo Koda en el parque, todavía no me sentía muy cómoda amamantándola en público, pero el bebé tenía hambre, así que hicimos lo que teníamos que hacer.

Una mujer se me acercó, sonrió, me entregó una tarjeta, me dijo que lo estaba haciendo muy bien y se alejó.

Después de que se fue, miré la tarjeta y simplemente decía… “gracias por amamantar en público”.

Ni siquiera sabía que necesitaba eso, pero wow. Cambió todo para mí.

Puedes imprimir algunas de estas tarjetas de forma gratuita aquí. Imprime un montón, córtalos y guarda una pila en la parte posterior de la pañalera.

De esa manera, puedes sacar una tarjeta cuando la necesites.

Bueno, ahí lo tienes.

Estos son algunos de mis consejos favoritos para amamantar en público. Pero recuerda, puedes alimentar a ese bebé cuando y donde lo necesites, con o sin cobertor.

Popular en el blog
Es tendencia en la comunidad