Motherhood

Caca de Bebé: ¡La Guía Definitiva!

Team Peanut
Team Peanut21 days ago8 min read
Ad

Ver la caca de bebé de cercano es exactamente uno de los aspectos de la maternidad con los que sueñas. No está a la altura de los abrazos, las canciones de cuna y la primera sonrisa.

Caca de Bebé

Pero echar un buen vistazo al contenido de esos pañales realmente puede ayudarte a mantenerte al tanto de la salud de tu bebé.

Sí, estamos hablando de color, consistencia, olor, todo es importante.











Es por eso que hemos elaborado la guía definitiva sobre caca de bebé, para ayudarte a descifrar el código.

¡Comencemos!

En este articulo 📝

  • ¿Cómo saber si la caca de mi bebé es normal?
  • ¿Qué aspecto debería tener la caca de mi bebé?
  • ¿Con qué frecuencia debería hacer caca el bebé?
  • ¿Cuándo preocuparse por la caca de un bebé?
  • Caca de bebé: La primicia final

¿Cómo saber si la caca de mi bebé es normal?

En primer lugar, la caca de bebé viene en tantas variedades diferentes como bebés hay en el mundo.

Entonces, si un amigo te dice que tu bebé está produciendo cinco cacas de color amarillo verdoso por día y el tuyo solo está haciendo tres de color amarillo anaranjado, ¡no te asustes!

La clave es aprender lo que es normal para tu bebé, de modo que puedas detectar cuándo hay un cambio y averiguar qué es lo que lo está provocando.

Ad

¿Qué aspecto debería tener la caca de mi bebé?

Si observas una tabla de colores de heces de bebés, verás todo un espectro de colores espectaculares.

Echaremos un vistazo a los colores inusuales (que pueden indicar un problema) a continuación.

Esencialmente, lo que queremos es que tengan los “tonos color tierra” en la tabla de popó de bebés.

Amarillo, naranja, tostado, verdoso: todos son normales y una señal de que la digestión de tu bebé está funcionando bien.

Pero los diferentes colores de caca de bebé también son normales para las diferentes etapas del desarrollo de tu bebé, y también dependen de lo que le estés dando de comer.

Echemos un vistazo a cómo la caca de bebé puede cambiar con el tiempo.

Meconio

La primera caca que hace tu bebé tiene un nombre especial, meconio (que te ayuda a celebrar el comienzo de tu maratón de cambios de pañales, ¡yupi!).

El meconio es una caca de bebé de color negro verdoso que es pegajosa y tiene una apariencia casi parecida al alquitrán, sin apenas olor.

Se compone de todo lo que tu bebé tragó mientras estaba en tu útero: líquido amniótico, mucosidad, células de la piel, lanugo y más.

En sus primeras 24 horas de vida, tu bebé debería expulsar la mayor parte del meconio y luego comenzarán las deposiciones más “regulares”.

Caca de recién nacido: Primeros días después del nacimiento

Tal vez veas una fase de transición de caca de bebé a medida que su pequeño cuerpo termina de descartar el meconio.

Ad

Un vistazo al pañal puede revelar heces más húmedas, de color amarillo verdoso, a veces mezcladas con algo de mucosidad y sangre que tu bebé puede haber tragado durante el parto.

Esto es normal, pero no hace falta decir que, si alguna vez te preocupa la presencia de sangre en las heces de tu bebé, consultar a tu proveedor de atención médica sería una buena idea.

Caca de bebé hasta los 6 meses

Durante los primeros 6 meses, tu bebé tiende a seguir una dieta exclusivamente láctea.

Entonces, ¿qué tipo de caca de bebé crea este tipo de alimentación?

Bueno, es un poco diferente dependiendo de si estás amamantando o alimentando con fórmula.

Bebés amamantados

De color amarillo mostaza, bastante líquida o cuajada, y a veces con pequeñas partículas de grasa blanquecina en forma de semilla.

¡El color de las heces también puede cambiar un poco dependiendo de lo que hayas estado comiendo!

Por ejemplo, la espinaca podría dar un tinte verde a la caca.

Bebés alimentados con fórmula

De color amarillo oscuro o tostado a verde parduzco, y más firme que la caca de un bebé amamantado (algo así como la mantequilla de maní, no debería ser más firme que eso).

Ad

La buena noticia es que, aunque tu bebé solo se alimenta con leche, su caca no suele tener un olor fuerte, pero todo eso cambiará más adelante… Lo siento.

Caca de bebe en etapa de destete

Cuando comiences a introducir alimentos sólidos en la dieta de tu pequeño, puedes esperar ver (y oler) grandes cambios en su caca.

Esta comenzará a volverse más firme y más parecida a la caca de un adulto con el tiempo.

El color de la caca variará mucho más, según lo que haya estado comiendo.

Por ejemplo, los tomates pueden dar un tono rojizo o el brócoli un tono verdoso.

También podrías llegar a ver algunos trozos de comida sin digerir en sus heces, como la piel de las verduras.

Eso se debe a que el sistema digestivo de tu bebé aún se está acostumbrando a procesar estas nuevas sustancias.

Finalmente, lamentamos decirte que la etapa de destete es donde la caca del bebé se vuelve apestosa.

Las grasas y azúcares adicionales en su dieta conducen a un aroma más potente en el momento del cambio de pañales.

¿Con qué frecuencia debería hacer caca el bebé?

¿Deseas saber cuántos pañales sucios tendrás en tus manos durante esos primeros meses?

Bueno, una vez más, la frecuencia con la que tu bebé hace caca depende de lo que le estés dando de comer.

Bebés amamantados

Estos bebés tienden a hacer caca con más frecuencia que los bebés alimentados con fórmula.

Estima de 2 a 5 (o más) deposiciones por día durante las primeras 6 semanas.

Después de eso, es posible que veas menos caca ya que su cuerpo procesa la leche materna de manera muy eficiente.

Incluso podrías llegar a ver una brecha de varios días.

Bebés alimentados con fórmula

Estima de 1 a 4 veces al día, pero es normal que pasen uno o dos días sin defecar (siempre y cuando las heces sean blandas cuando aparezcan).

Pero recuerda: aquí hay una gran cantidad de variación.

Tu bebé puede defecar más o menos de lo “promedio” y aun así estar perfectamente sano.

De nuevo, todo cambia una vez que se introducen los alimentos sólidos, y es posible que comiences a ver solo una defecación por día o cada dos días.

¿Cuándo preocuparse por la caca de un bebé?

Entonces, ¿cuándo puede la caca de un bebé indicar que tu pequeño está enfermo? Veamos algunas de las señales:

Frecuente y acuosa

La caca de bebé que sale con más frecuencia de lo habitual, y es muy acuosa y de color amarillo brillante, podría ser un signo de diarrea.

Consulta con el pediatra, especialmente si tu bebé: tiene menos de 3 meses, tiene fiebre alta o muestra signos de deshidratación (ojos hundidos, labios secos).

¡No hay caca!

Si tu bebé defeca con menos frecuencia de lo normal, las heces parecen inusualmente firmes o tu bebé muestra signos de angustia cuando defeca, es posible que esté estreñido.

Consulta al médico para obtener consejos sobre cómo tratar esto de manera segura.

Un color inusual

Rojo

Como vimos anteriormente, la caca de bebé roja no es necesariamente algo de qué preocuparse; podrían ser solo esos tomates de la cena.

Pero si sospechas que el tono rojo es causado por la sangre, es importante consultar al médico.

La sangre en las heces podría ser un signo de alergia o sensibilidad alimentaria.

Negro

Las heces que son gruesas, negras y parecidas al alquitrán se conocen como melena (diferentes al meconio) y podrían ser un signo de sangrado en el tracto digestivo.

Visita al médico de inmediato.

Blanco o gris

Aunque es raro, estas heces podrían indicar una afección hepática que requiere tratamiento médico urgente.

Mucosidad

La mucosidad en la caca del bebé puede ser normal si el bebé es un recién nacido o si le están saliendo los dientes y está tragando su propia baba.

Si sigues encontrando mucosidad en el pañal de tu bebé y no es recién nacido ni le están saliendo los dientes, consulta al médico.

Más oloroso de lo normal

Cuando la caca de los bebés huele a vinagre (agria) o es especialmente apestosa, eso podría sugerir una intolerancia o alergia alimentaria.

Tu proveedor de atención médica podrá ayudarte a determinar qué alimentos evitar en el futuro.

Caca de bebé: La primicia final

Trata de no preocuparte demasiado por cada pequeño cambio en la caca de bebé de tu pequeño.

Mientras todo esté en el rango normal para ellos y parezcan felices y cómodos, puedes relajarte.

Y recuerda, si tu bebé alguna vez se estriñe un poco o tiene una dosis de diarrea, no es tu culpa.

Incluso los bebés con dietas súper saludables tienen trastornos digestivos de vez en cuando.

Mamá, eres verdaderamente la reina del cambio de pañales.

(¡Pero ayúdalo con el entrenamiento para ir al baño cuando llegue el momento!)

Ad
Ad
Ad
Popular on the blog
Trending in our community
Ad

Get the free app

Download on the App Store
Download on the Playstore
  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • Pinterest