Conductos obstruidos y lactancia. Lo que necesitas saber

Peanut
Peanutel mes pasado6 min de lectura

Ahh, la lactancia materna. Es un nuevo mundo lleno de terminologías, posiciones y aparataje. No importa qué tan bien te esté yendo durante la lactancia, aún puedes requerir mucha paciencia y conocimiento de lo que pasa tras bastidores.

Conductos obstruidos y lactancia

Los conductos de leche obstruidos (a veces llamados conductos “bloqueados” o “tapados”) pueden ser algo de lo no que hayas oído hablar antes de comenzar a amamantar.











Sin embargo, es un problema común, por lo que si tienes un conducto de leche obstruido, definitivamente no estás sola.

No hay necesidad de entrar en pánico. Aquí está lo que necesitas saber sobre los conductos obstruidos, lactancia y sus causas.

¿Qué causa los conductos de leche obstruidos?

Un conducto de leche obstruido es el resultado de un conducto de leche que no está completamente drenado.

Estos conductos angostos canalizan la leche materna hacia los pezones y, desafortunadamente, a veces no se necesita mucho para que se bloqueen.

Se acumula presión en el conducto mamario detrás de la obstrucción, lo que a su vez genera irritación.

Entonces, ¿cómo se obstruyen los conductos lácteos? Un conducto obstruido a menudo es causado por uno de estos factores:

  • Ingurgitación. La ingurgitación es una acumulación de líquido en el seno. Puede deberse a varias cosas: amamantar mayormente de un solo lado, omitir o perder una sesión de amamantado, y dejar pasar más tiempo entre sesiones de lo que estás acostumbrada (como cuando el bebé comienza a dormir toda la noche- sí, lo prometemos, esto sucederá algún día!).
  • Toma deficiente. Si el bebé no toma bien el pezón, es posible que no pueda drenar los senos de manera efectiva.
  • Presiones externas. No, no nos referimos a la mirada de reojo que podrías tener cuando amamantas en público. (En serio, gente, es 2021 ¡supérenlo!) Lo que queremos decir es la existencia de demasiada presión sobre los senos. Esto podría ser causado por un sostén demasiado apretado, dormir boca abajo, un cinturón de seguridad demasiado ajustado, o mantener un pesado bolso alrededor de los senos durante demasiado tiempo.
  • Destete. Si se están reduciendo la cantidad de sesiones por día, es posible que experimentes cierta congestión y obstrucción a medida que los senos se acostumbran al nuevo ritmo.
  • Sobreproducción. Es posible que estés produciendo más leche de la que tu bebé necesita. Esto es normal y debería estabilizarse con el tiempo.
  • Deshidratación, fatiga, estrés. Intenta encontrar una primeriza que no sufra al menos una de estas cosas. Siempre es buena idea tener cerca una botella de agua mientras amamantes, y hacer todo lo posible para descansar un poco o incluso dormir (¡lo sabemos, es más fácil decirlo que hacerlo!).

¿Cómo sabes si tienes un conducto de leche bloqueado?

Si tienes un conducto de leche obstruido, probablemente puedas sentir un bulto pequeño y duro en el seno que estará sensible o dolorido.

La piel alrededor del bulto puede estar ligeramente enrojecida y caliente al tacto y, por lo general, sólo sucede en un seno a la vez.

El dolor en el bulto puede ser más agudo si a la hora de alimentar, y disminuirá después de la alimentación.

También se puede notar un pequeño punto blanco en el pezón: se trata de una perla de leche o ampolla de leche.

Es cuando se bloquea el extremo final del conducto de leche.

Sin embargo, aparte de la incomodidad del propio bulto, no deberías tener ningún otro síntoma.

Un conducto mamario obstruido que no se trata puede convertirse en una afección más grave llamada mastitis.

No solo habrá un bulto doloroso en el seno, sino que también podrías experimentar algunos síntomas similares a los de la gripe, como fiebre y dolores musculares, y el enrojecimiento puede extenderse por todo el seno.

¿Cuánto tiempo se tarda en destapar un conducto de leche?

Un conducto de leche obstruido a menudo se puede resolver dentro de uno o dos días de cuidados en el hogar (sigue leyendo para conocer nuestros mejores consejos).

Si la sensibilidad de los senos no mejora o comienzas a sentirte mal, lo mejor es hablar con tu médico, ya que es posible que tengas mastitis, la cual debe tratarse.

¿Cómo se destapa un conducto de leche?

Entonces, ¿el conducto obstruido desaparecerá por sí solo? No realmente. Aunque normalmente no necesitarás medicación ni tratamientos médicos.

Lo mejor que puedes hacer para reducir la obstrucción de un conducto es seguir amamantando con la mayor frecuencia posible, idealmente con no más de 2 horas entre sesiones.

Aunque puede llegar a ser incómodo, alimentar a tu bebé es la forma más eficiente de drenar tus senos, así que es la clave para destapar los conductos.

Estos son algunos otros consejos para destapar el conducto de la leche:

  • Toma una ducha caliente y dirige el agua hacia el seno afectado, o sostén una compresa tibia sobre el seno antes de amamantar.
  • Masajea suavemente el seno con movimientos suaves sobre el área afectada, desde el exterior del seno hacia el pezón. El masaje terapéutico de los senos ayuda en el 65% de las mujeres que presentan conductos obstruidos, congestión o mastitis según investigaciones recientes.
  • Amamanta usando el seno afectado primero, ya que la succión del bebé será más fuerte cuando tenga más hambre y al comienzo de la sesión. Eso sí, no descuides el otro pecho ya que corres el riesgo de provocar atascos de ese lado.
  • Usa un sostén de lactancia del tamaño correcto, sin aros, para un soporte suave.
  • Si no sientes que el bebé ha drenado completamente el seno, extrae la leche sobrante después de la sesión para aliviar la presión.
  • Cambia las posiciones para amamantar a lo largo de una sesión, siempre que el bebé no tenga problemas, para estimular los conductos lácteos desde todos los ángulos.

Cómo prevenir los conductos de leche obstruidos

Por supuesto, la prevención es el mejor curso de acción.

Pero tener un bebé y aprender a amamantar puede resultar complicado, así que trata de no desesperar si tienes un conducto de leche obstruido.

Mantenerte descansada e hidratada significará que estarás en la mejor forma para abordar la lactancia materna, así que acepta toda la ayuda que puedas obtener de amigos, familiares y mamás de Peanut.

Alimentar al bebé con frecuencia, desde ambos senos y durante el tiempo que lo necesite (mientras te distraes con un atracón de Netflix) ayudará a minimizar el riesgo de desarrollar un conducto de leche obstruido.

Si tienes episodios recurrentes de conductos de leche obstruidos, puede valer la pena hablar con tu médico acerca de algún suplemento de lecitina, o busca el consejo de un especialista en lactancia para mejorar el agarre de tu bebé y tus técnicas de lactancia.

La maternidad es una curva de aprendizaje, puedes hacerlo.

Popular en el blog
Es tendencia en la comunidad