Lo que debes saber sobre congelar óvulos

Team Peanut
Team Peanutel año pasado7 min de lectura

Congelar óvulos implica tomar óvulos maduros de los ovarios para luego congelarlos y almacenarlos y ser usados en el futuro. Lo que se busca es que estos óvulos preservados le permitan tener un hijo biológico en un momento posterior, incluso si tu fertilidad disminuye con la edad o se ve afectada por una enfermedad.

Congelar óvulos

Pero, ¿cómo funciona el proceso de congelación de óvulos? ¿Existen riesgos? ¿Y cuánto cuesta la congelación de óvulos?

Tenemos las respuestas a estas preguntas (y más).

¿Qué es la congelación de óvulos?

La congelación de óvulos (o criopreservación, en términos médicos) es un proceso en el que se extraen óvulos maduros de los ovarios y luego se congelan para ser preservados.

Después de eso, se almacenan en un centro médico hasta que se necesiten.

Si se desea intentar concebir con óvulos congelados, es necesario descongelarlos, fertilizarlos con esperma (de tu pareja o de un donante) y luego implantarlos en el útero o en el útero de una madre sustituta.

Este proceso también se conoce como fertilización in vitro (FIV).

¿Cuál es el propósito de congelar óvulos?

La congelación de óvulos es una forma de preservar tu fertilidad.











Puede que hoy no sea el momento adecuado para intentar tener un bebé, pero al congelar tus óvulos te puedes permitir concebir más adelante.

Hay muchas razones por las que pudieses decidir dar este paso:

  • Estás a punto de someterte a un tratamiento contra el cáncer. Los tratamientos contra el cáncer como la radioterapia o la quimioterapia pueden afectar laa fertilidad.
  • Tienes una afección médica que puede dificultar concebir, como endometriosis, anemia de células falciformes, reserva ovárica disminuida (donde los óvulos en los ovarios disminuyen en número o calidad) o una enfermedad autoinmune como el lupus.
  • Tu historia familiar. Si tu madre pasó por una menopausia temprana, esto significa que existe un mayor riesgo de que también te suceda. Así que puedes optar por conservar algunos óvulos mientras seas joven.
  • Formar una familia no es posible en este momento por una variedad de razones, pero te preocupa que tu fertilidad disminuya con la edad. Existe la esperanza de que los óvulos almacenados puedan aumentar tus probabilidades de tener un bebé saludable en el futuro. Esto también se conoce como congelación de óvulos “social” (es decir, no hay una razón médica directa para hacerlo).
  • Es una alternativa a la congelación de embriones. Es posible tener inquietudes éticas o religiosas sobre la congelación de embriones (óvulos fertilizados) para la FIV.

¿Cómo funciona la congelación de óvulos?

He aquí un breve resumen del proceso de congelación de óvulos:

  1. Pruebas de detección. Primero, se realiza un análisis de sangre para verificar tu reserva ovárica (la cantidad de óvulos en los ovarios) y para detectar enfermedades infecciosas como el VIH y la hepatitis B y C. Tu médico también podría hacer una ecografía para echar un vistazo a tus ovarios.
  2. Tratamiento para estimular tus ovarios. El siguiente paso es iniciar un tratamiento hormonal para estimular tus ovarios. Esto les envía una señal para producir múltiples óvulos (a diferencia del habitual ciclo menstrual que sólo produce uno por vez).

También se recetan medicamentos para prevenir la ovulación, de modo que el médico pueda extraer los óvulos antes de que se liberen en las trompas de Falopio.

El tratamiento toma de 10 a 14 días.

Durante este tiempo, el médico llevará un control del desarrollo de los folículos de los óvulos (los diminutos sacos donde crecen los óvulos) a través de análisis de sangre y ecografías.

Una vez que los folículos estén listos para la extracción de los óvulos, se recetarán medicamentos para que los óvulos maduren.

  1. Recuperación de los óvulos. La extracción de óvulos se lleva a cabo en el consultorio médico o en la clínica de fertilidad. Estarás sedada, así que el procedimiento no te dolerá.

El médico insertará una varilla de ultrasonido en la vagina para identificar los folículos correctos en sus ovarios.

Luego, nuevamente por vía vaginal, se insertará una aguja larga y delgada con un dispositivo de succión para extraer los óvulos de los folículos.

Se pueden cosechar múltiples óvulos durante el mismo procedimiento; es posible que produzcas hasta 15 en un ciclo.

  1. Congelación. Poco después de recuperar los óvulos, se congelan, generalmente a través de un método llamado vitrificación. Se utiliza nitrógeno líquido para congelar óvulos rápidamente, y sustancias llamadas crioprotectores para prevenir la formación de cristales de hielo durante el proceso.

La vitrificación da a los óvulos muchas más probabilidades de supervivencia que los métodos de congelación más antiguos y lentos.

¿Hay algún riesgo durante la congelación de óvulos?

Después de pasar por el proceso de extracción y congelación de óvulos, la mayoría de las mujeres se recuperan rápidamente y la vida vuelve a la normalidad en unos pocos días.

Pero, como con cualquier tratamiento médico, el proceso tiene posibles efectos secundarios.

Riesgos a corto plazo

Después del procedimiento de extracción de óvulos, es posible experimentar algunos calambres.

También puedes sentirte un poco más “llena” de lo normal por un tiempo, gracias a que tus ovarios están más grandes después del tratamiento hormonal.

Y, para evitar un embarazo no deseado (si tienes una pareja con esperma), se te recomendará que evites tener relaciones sexuales sin protección durante una semana, en caso de que alguno de esos óvulos de más haya quedado atrás.

El tratamiento hormonal para estimular los ovarios puede hacer que los ovarios se hinchen dolorosamente, una afección llamada hiperestimulación ovárica (OHS, por sus siglas en inglés).

Los síntomas leves a moderados de OHS se tratan fácilmente: incluyen irritabilidad, náuseas, dolores de cabeza y fatiga.

Pero es posible tener síntomas más riesgosos que requieran tratamiento hospitalario. En casos extremadamente raros, el SHO severo puede conducir a la muerte.

Riesgos a largo plazo

El principal riesgo a largo plazo de la congelación de óvulos es que no dará como resultado el bebé que tanto deseas.

Debido a que el proceso es bastante nuevo, se han realizado pocos estudios para analizar las tasas de éxito. Pero la tasa de nacidos vivos para las mujeres (de 38 años o menos) que utilizan óvulos congelados y descongelados se estima entre un 2% y un 12%.

¿Cuál es la mejor edad para congelar los óvulos?

La mejor edad para la congelación de óvulos es cuando se tiene entre 20 y 30 años, es cuando hay una mayor cantidad de óvulos saludables almacenados en los ovarios.

No se recomienda congelar los óvulos después de los 38 años.

¿Cuánto cuesta congelar los óvulos?

En los EE. UU., algunos estados requieren que los proveedores de seguros cubran los costos de congelación de óvulos si se considera “médicamente necesario”, por ejemplo, si estás a punto de someterte a un tratamiento contra el cáncer.

Pero es raro que los planes de seguro cubran la congelación de óvulos por razones no médicas.

Si estás obligada a cubrir el costo de la congelación de óvulos, estas son algunas cifras promedio:

  • Pruebas de detección, tratamiento hormonal y extracción de óvulos: $6,000 a $10,000 (por una ronda)
  • Almacenamiento de óvulos: $600 por año (se puede ofrecer un descuento por períodos más largos de almacenamiento.)
  • Tratamiento de FIV para concebir usando óvulos almacenados: $18,000

¿Debo congelar mis óvulos?

En última instancia, la decisión de congelar óvulos es profundamente personal. Hay muchos factores a considerar: tu estado de salud, edad, antecedentes familiares, relaciones, carrera, finanzas, bienestar mental.

Todo esto, y más, puede influir en la elección.

Y es importante recordar que la congelación de óvulos no es una garantía de que podrás tener un bebé en el futuro.

Si estás pensando en congelar tus óvulos, lo mejor que puedes hacer es hablar sobre tus opciones con tu médico.

Ellos pueden brindar la información y el apoyo que necesitas para ayudarte a tomar una decisión.

Popular en el blog
Es tendencia en la comunidad