La menopausia y el estreñimiento: ¿cuál es la relación?

Team Peanut
Team Peanuthace 2 meses7 min de lectura

La menopausia y el estreñimiento: ¿cuál es la relación?

Menopausia y el estreñimiento

Sofocos. Sequedad vaginal. ¿Y ahora tu sistema digestivo va lento? Esta temporada de tu vida ciertamente no está exenta de interesantes giros en la trama. Para muchas, la menopausia y el estreñimiento pueden estar presentes al mismo tiempo. Pero ¿por qué la relación? ¿La menopausia causa estreñimiento? Y, lo que es más importante, ¿qué puedes hacer para encontrar alivio?

Echemos un vistazo.

¿Es el estreñimiento un síntoma de la menopausia?

Antes de que nos pongamos en marcha, aquí está la explicación general.

Para empezar, ¿qué es exactamente el estreñimiento? Según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales, el estreñimiento se define como tener menos de tres deposiciones a la semana, ninguna de las cuales puede estar demasiado dispuesta a salir de tu cuerpo.

Pueden ser duras y grumosas e, incluso después de terminar el trámite, te quedas con la sensación de que tu plan de evacuación no fue tan exitoso.











El estreñimiento también puede presentarse junto con una serie de otros síntomas incómodos, como distensión abdominal, dolor abdominal y sensación de lentitud.

Las mujeres parecen ser mucho más propensas a experimentar estreñimiento que los hombres.

En este estudio, por ejemplo, la diferencia entre los participantes fue enorme: el 19,7% de las mujeres frente al 10,6% de los hombres experimentaron síntomas.

Agrega la edad a la ecuación y la probabilidad parece aumentar aún más: 26% para las mujeres y 15% para los hombres mayores de 65 años.

¿El estreñimiento es parte de la perimenopausia?

La menopausia se define como el punto 12 meses después de tener tu último período.

Por lo general, esto ocurre a finales de los cuarenta o principios de los cincuenta, con un promedio de 51 años en los EE. UU., pero en lugar de ver la menopausia como un momento singular, puede ser más útil verla como un capítulo de tu vida.

Te presentamos la perimenopausia, el término que usamos para describir el tiempo alrededor de la menopausia.

Una de las características definitorias de este tiempo es una marcada disminución de estrógeno y progesterona, las hormonas que han estado a cargo de controlar tu sistema reproductivo.

Este cambio hormonal puede darse a conocer de muchas maneras en tu cuerpo, desde problemas de temperatura hasta problemas de salud mental y, sí, problemas digestivos.

Para algunas, la transición a la menopausia dura unos tres años y está relativamente libre de síntomas. Para otras, puede durar una década.

¿Puede la menopausia afectar tus movimientos intestinales?

La respuesta corta es que es común experimentar problemas digestivos durante este período de tu vida.

Varios estudios (como este y este) confirman que durante la transición a la menopausia y más allá, la tasa de estreñimiento entre las mujeres ciertamente aumenta.

Pero, aunque sabemos que la perimenopausia y el estreñimiento parecen ir de la mano, la causa de este vínculo es un poco menos segura. ¿Son las hormonas o hay otros factores en juego?

¿La progesterona causa estreñimiento?

Si bien se necesita más investigación para descubrir la naturaleza exacta de la conexión, parece claro que a medida que disminuyen los niveles de progesterona y estrógeno, aumentan las molestias digestivas.

Esto puede deberse a que, como descubrimos en estudios recientes, estas hormonas desempeñan un papel en la salud gastrointestinal.

Por lo que sabemos, de las dos hormonas reproductivas clave en cuestión, el estrógeno parece tener el vínculo más fuerte con el estreñimiento.

Eso se debe a que el estrógeno y los receptores de estrógeno (proteínas que se activan cuando el estrógeno está presente) se encuentran en el tracto digestivo y ayudan a mover las cosas.

Cuando los niveles de estrógeno disminuyen, también lo hace tu sistema de gestión de desechos.

Pero hay más detalles en la historia.

Este estudio encontró una relación directa entre la intensidad de los síntomas del estreñimiento y los sentimientos de estrés y ansiedad y, lo creas o no, esto también tiene que ver con la disminución de los niveles de estrógeno.

Una de las muchas funciones del estrógeno es mantener bajo control los niveles de cortisol.

El cortisol también se conoce como la hormona del estrés y se libera cuando te sientes bajo presión.

Si has notado que tiendes a tener problemas digestivos cuando estás estresada, es posible que ya sepas que existe una relación entre los niveles altos de cortisol y el estreñimiento.

¿La conclusión? Un nivel más bajo de estrógeno podría equivaler a un nivel más alto de cortisol que podría dar como resultado el estreñimiento.

Si bien las hormonas juegan un papel importante aquí, no son las únicas responsables.

Los músculos del piso pélvico, que es la banda que se extiende desde el hueso púbico hasta el coxis, pueden debilitarse durante la perimenopausia.

Debido a que estos músculos brindan apoyo a tus sistemas digestivo y urinario, puede que seas más vulnerable a las condiciones que afectan esta área.

¿Otra razón por la que puedes estar teniendo dificultades? Medicación.

Sí, no es raro que nuestras listas de medicamentos aumenten a medida que envejecemos.

Ciertos analgésicos, remedios para las infecciones urinarias, medicamentos para la presión arterial y antihistamínicos pueden causar estreñimiento en algunas personas.

¿Qué ayuda con el estreñimiento por la menopausia?

Afortunadamente, hay algunas cosas que puedes hacer para que las cosas avancen.

¿Tu primer puerto de escala? Habla con tu médico para ver qué tratamiento podría ser apropiado para ti y si alguno de los medicamentos que estás tomando actualmente podría estar interfiriendo.

Entonces intenta:

  • Ablandadores de heces. Habla con tu proveedor de atención médica sobre lo que podría ser adecuado para ti. Hay una serie de opciones de venta libre. ¿Un ingrediente clave a tener en cuenta? Polietilenglicol. Esto puede ayudar a que tus heces retengan agua para que pasen a través de ti más fácilmente.
  • Aumenta la ingesta de fibra. Los cereales integrales, las frutas y verduras, las legumbres y los frutos secos son excelentes fuentes. ¿Consejo profesional? Si vas a incrementar tu consumo de fibra, hazlo lentamente. Demasiado, demasiado pronto puede hacerte sentir hinchada e incómoda.
  • Haz un poco de ejercicio suave. Se necesita más investigación aquí, pero parece que el ejercicio puede ayudar. Por supuesto, esto puede ser más fácil decirlo que hacerlo cuando te sientes un poco desganada. Comenzar poco a poco puede ayudar: una pequeña caminata alrededor de la cuadra, algunos estiramientos suaves, una fiesta de baile con tu canción favorita. Agrega algunos ejercicios del piso pélvico a la mezcla para un entrenamiento de fuerza específico.
  • Bebe más agua. La investigación también es reciente aquí pero aumentar la ingesta de líquidos parece ser de gran ayuda.
  • Haz lo que puedas para controlar el estrés. Debido al vínculo entre la salud digestiva y el estrés, es importante sacar tiempo para encontrar un poco de calma. De ninguna manera hay una sola forma de hacer esto. El yoga y la meditación pueden ayudar. Al igual que los paseos por la naturaleza. Al igual que la creación de arte. Al igual que una visita a un amigo. Al igual que los paseos en parques de diversiones. Haz lo que mejor te resulte.

Si te sientes abrumada en este momento, debes saber que no estás sola.

Únete a nosotras en Peanut. Estamos teniendo la conversación.

Nuestros mejores deseos.

Popular en el blog
Es tendencia en la comunidad