Moco cervical en el embarazo temprano: información clave

Team Peanut
Team Peanutel año pasado4 min de lectura

Probablemente te hayas familiarizado bastante con cómo cambia tu cuerpo durante cada ciclo menstrual. Esto incluye detectar cambios en el flujo vaginal o moco cervical. Ese es el líquido transparente a blanco que fluye desde el cuello uterino y, a menudo, llega a la ropa interior.

Moco cervical en el embarazo

Pero el moco cervical en el embarazo puede ser un poco diferente a lo que normalmente ves en tu ciclo. Averigüemos más.

¿Cómo se ve la secreción al principio del embarazo?

Si has estado TDC (tratando de concebir) o has utilizado el método de conocimiento de la fertilidad como parte de tu planificación familiar, es muy probable que ya hayas estado prestando atención al moco cervical.

La consistencia y el color de la secreción pueden ayudarte a detectar si estás a punto de ovular.











También puede darte señales de que has concebido recientemente, incluso antes de que te haya faltado un período.

Puede cambiar de color y consistencia para volverse más pegajoso, más blanco, o incluso amarillo.

Esta es una señal temprana útil de que podrías estar embarazada, pero la mejor manera de asegurarse es hacerse una prueba de embarazo en casa.

Etapas del moco cervical

El moco cervical cambia a lo largo del ciclo menstrual.

Si estás tratando de conocer mejor tu ciclo, puede que te resulte útil hacer un seguimiento de estos cambios.

Hay varias etapas que debes tener en cuenta:

  1. Inmediatamente después del período, es posible que tengas menos flujo, y lo que hay puede ser espeso y opaco. O incluso puedes experimentar algunos días completamente secos.
  2. En los próximos días, pero antes de la ovulación, la mucosidad puede volverse pegajosa y amarillenta.
  3. Luego, durante la ventana fértil (los días previos a la ovulación), el volumen de secreción puede aumentar y puede volverse de textura cremosa.
  4. Alrededor del momento en que ovulas, puede haber una gran cantidad de mucosidad elástica y parecida a la clara de huevo. Esto puede indicar que estás en tu punto más fértil, por lo que estar atento puede ayudar mientras tratas de concebir.
  5. Después de la ovulación, el aspecto de la mucosidad depende de si has concebido durante ese ciclo o no.

¿Cómo se ve el moco cervical después de la ovulación si no estás embarazada?

Si no estás embarazada, después de la ovulación tu moco cervical puede estar más seco, más opaco y de consistencia más espesa.

Y la mucosidad puede permanecer más espesa hasta que comience el próximo período.

Pero si has logrado concebir, el volumen de moco cervical a veces puede aumentar.

También es posible que la secreción esté ligeramente teñida de rosa con sangre.

Esto podría ser un sangrado de implantación, que ocurre alrededor de 8 a 10 días después de la concepción.

Pero no todas las personas tienen sangrado de implantación y, a veces, es complicado saber si la mucosidad ha cambiado.

¿Por qué cambia el moco cervical en el embarazo?

Esencialmente, depende de las hormonas. Las hormonas del embarazo, el estrógeno, la progesterona y la GCH (gonadotropina coriónica humana) comienzan a trabajar intensamente desde justo después de la concepción, lo que podría causar cambios en el moco cervical.

Pero se necesita tiempo para que los niveles de estas hormonas se acumulen en tu cuerpo.

Entonces, como futura mamá, es posible que no veas ninguna diferencia en la mucosidad ni notes otros signos de embarazo temprano hasta unas pocas semanas después de la concepción.

La forma más confiable de verificar si estás embarazada es realizar una prueba de embarazo en casa una vez que falte el período.

Cómo revisar su moco cervical

Para examinar el moco cervical, la forma más fácil y rápida es revisar tu ropa interior.

Por lo general, se puede ver la consistencia y el color fácilmente.

Pero también hay una manera de verificar más de cerca.

Antes de comenzar, lávate bien las manos con agua y jabón. Luego:

  1. Inserta uno o dos dedos en la vagina, llegando hasta el cuello uterino.
  2. Desliza los dedos alrededor del cuello uterino para tocar la mucosidad.
  3. Saca el dedo o los dedos y observa cómo se ve y se siente la mucosidad.

Sí notas cambios inusuales en el moco cervical durante el ciclo pero no crees que estén relacionados con el embarazo, busca el consejo de tu médico.

Si no hay ningún cambio en la mucosidad, incluso cuando estás intentando concebir, no significa necesariamente que no estés embarazada.

La mejor manera de averiguarlo es haciéndote una prueba de embarazo.

Popular en el blog
Es tendencia en la comunidad