Orgasmos Después de la Menopausia: Lo que Debes Saber

Team Peanut
Team Peanutel año pasado7 min de lectura

Respondamos la pregunta directamente: sí, una mujer puede tener orgasmos después de la menopausia. De hecho, las mujeres pueden tener sexo increíble después de la menopausia.

Orgasmos Después de la Menopausia

Es posible que tengas que hacer algunas cosas de manera diferente y ser un poco más paciente, ¡pero sin duda vale la pena el esfuerzo!

Echemos un vistazo a algunos de los cambios en tu sexualidad que puede causar la menopausia y cómo equilibrarlos cuando se trata de su vida sexual.

¿Cómo afecta la menopausia a la sexualidad?

Estás oficialmente en la menopausia una vez que no has tenido un período durante un año completo.

En este punto, probablemente hayas notado bastantes cambios que ya han estado ocurriendo en tu cuerpo.

Los sofocos, el insomnio y los períodos irregulares son características comunes del período de transición que conduce a la menopausia, conocido como perimenopausia.

El principal culpable detrás de estos cambios es una caída dramática en el estrógeno, la hormona que juega un papel tan importante en el desarrollo sexual y reproductivo de las mujeres.











Pero no se trata sólo de cambios físicos. Esta caída de estrógeno también puede afectar seriamente su sexualidad después de la menopausia.

Estas son algunas cosas por las que puede estar pasando:

Sexualidad después de la menopausia

Disminución de la libido

La disminución de estrógeno causada por la menopausia puede tener un impacto en tu libido.

Durante la perimenopausia y la menopausia, es posible que descubras que no estás de humor para el sexo tanto como antes.

Menos elasticidad en la vagina

El revestimiento de la vagina puede volverse más delgado, por lo que tus paredes se vuelven menos elásticas y pierde parte de su lubricación natural.

Estos cambios pueden hacer que tu vagina se sienta seca o con picazón, o crear una sensación de ardor que puede hacer que el sexo con penetración sea incómodo o doloroso.

Cambios emocionales

Tu deseo sexual en la menopausia también puede verse afectado por otros cambios que no están directamente relacionados con tu libido o vagina, como sentirte de mal humor o luchar contra la ansiedad, la depresión o la fatiga.

Estas experiencias son totalmente normales.

Pero, dado que tener buen sexo (y orgásmico) generalmente depende de estar de humor para hacerlo y no experimentar molestias o dolor durante el sexo, ¿significa esto que nunca tendrás otro orgasmo después de la menopausia?

Absolutamente no, ¡lo prometemos!

Simplemente significa que puedes llevar un poco más de tiempo y que es posible que debas abordar el sexo de una manera ligeramente diferente.

Disfrutar del sexo después de la menopausia

En primer lugar, tenga en cuenta que tener menos sexo, o diferentes tipos de sexo, en este momento de tu vida es natural.

Tu experiencia sexual está cambiando y madurando, pero eso no es necesariamente algo malo.

Lo que importa es que estés encontrando placer en formas que te parezcan adecuadas.

A medida que exploras tu vida sexual menopáusica y posmenopáusica, aprovecha la oportunidad para buscar experiencias sexuales diferentes e incluso nuevas.

Tocar, frotar, acariciar, el sexo oral y la masturbación mutua pueden ser tan íntimos y placenteros como el sexo, y aun así pueden ayudar a liberar las increíbles hormonas que le dan al sexo su buen nombre.

Dicho esto, si estás probando todo esto y aún luchando por tener orgasmos después de la menopausia, entendemos que puede ser frustrante.

Algunos de los siguientes consejos y trucos pueden ayudar.

¿Cómo pueden las mujeres tener un orgasmo después de la menopausia?

Bien, pasemos a algunos consejos prácticos.

  • Tocar, besar, abrazar

Los juegos previos importan.

Si sientes que tu libido ha recibido un golpe, tómate tu tiempo antes de tener relaciones sexuales.

Tal vez tu y tu pareja podrían turnarse para darse masajes sensuales, o podrían darse un baño juntos.

Cualquier cosa que te ayude a sentirte cerca, relajado y conectada es una buena opción aquí.

  • Lubricar

Usar lubricante durante las relaciones sexuales puede ayudar con la sequedad que podrías estar experimentando en tu vagina.

Los lubricantes a base de agua y de silicona son los mejores, y deben aplicarse tanto dentro de la vagina como en el pene, los dedos o cualquier juguete que use tu pareja.

No uses lubricantes a base de silicona con juguetes de silicona, ya que pueden romper los juguetes, y trata de evitar los lubricantes con sabor o aroma, ya que pueden irritar tu vagina.

  • Prestar más atención a tu clítoris

Para muchas mujeres, estimular el clítoris es una parte importante de tener un orgasmo. Un estudio de 2016 encontró que el 64% de las mujeres tenían un orgasmo al estimular tanto la vagina como el clítoris.

Esto no cambia solo porque pasas por la menopausia, por lo que ahora definitivamente no es el momento de descuidar tu clítoris.

Un poco de lubricante probablemente también sea útil aquí, al igual que el sexo oral, que ofrece estimulación y lubricación, todo en uno.

Usar vibradores en tu clítoris también puede ayudarte a sentirte más sensible y húmeda.

  • Intentar y relajar

También es importante recordar que el Gran O no es necesariamente el objetivo del sexo.

Todavía puedes experimentar placer sexual sin llegar al clímax. De hecho, disfrutar de los otros aspectos del sexo y aliviar un poco la presión de tener un orgasmo podría ayudarte a llegar allí.

  • Hablar con tu pareja

Cuando se trata de sexo, la comunicación siempre es importante.

Tu pareja necesita saber lo que quieres y necesitas, lo que funciona y lo que no. Esto es aún más crítico si no te sientes muy excitado o preocupado por algún tipo de dolor o malestar.

Házle saber a tu pareja cómo te sientes y habla sobre las cosas.

Puede haber algunos compromisos que podrían ayudar: tal vez el sexo oral se siente mejor que el sexo con penetración, o hay juguetes, posiciones y técnicas que podrías introducir para ayudarte a sentirte sexy, excitada y complacida.

Tu pareja también puede estar experimentando cambios propios y estar preocupada por cómo te sientes.

Adoptar un enfoque sin restricciones para las conversaciones sobre sexo puede ayudarlos a ambos a mantenerse más conectados emocionalmente e íntimos.

  • Verificar los efectos secundarios de cualquier medicamento que estés tomando

Algunos medicamentos, especialmente para condiciones como diabetes, enfermedades renales o cardíacas y esclerosis múltiple, también pueden afectar tu deseo sexual. Pero no dejes ningún medicamento importante antes de hablar primero con tu médico.

Habla con él sobre tus opciones. Puede haber alternativas que puedes tomar en su lugar.

  • Vigilar tu salud

Las cosas ordinarias, como qué tan bien comes y duermes, cuánto alcohol bebes, cuánto ejercicio haces y cómo manejas tus niveles de estrés, pueden tener un gran impacto en tu deseo sexual.

Cuidarte bien también puede aumentar tu libido.

Una última palabra sobre la menopausia y los orgasmos

Los orgasmos después de la menopausia definitivamente están al alcance de la mano.

Solo necesitas ser un poco más paciente y experimental para encontrarlos. Tómate las cosas con calma, manténte abierta y relajada con tu pareja, y recuerda jugar, así es probable que encuentres lo que está buscando.

¿Curiosa por más información sobre la menopausia? ¿Por qué no echas un vistazo también a algunos de estos recursos de Peanut?

Pérdida de peso durante la menopausia

Menopausia y sueño: ¿cuál es la relación?

Osteoporosis Menopausia: ¿Qué saber?

Popular en el blog
Es tendencia en la comunidad