Perimenopausia: Signos y síntomas

Peanut
Peanutel mes pasado6 min de lectura

Entrar en la perimenopausia puede ser como ir de viaje a un país extranjero sin un mapa.

Pero no te preocupes. No tienes que pasar por esto sola.

Perimenopausia: Signos y Síntomas

Esta transición es una fase de la vida totalmente normal, y aunque no hay dos experiencias idénticas, tenemos mucho que aprender unas de otras.

Empecemos desde el principio.

En este articulo: 📝

  • ¿Qué es la perimenopausia?
  • ¿Cuál es la edad promedio para la perimenopausia?
  • ¿Cuáles son las etapas de la perimenopausia?
  • Los primeros signos de la menopausia
  • Perimenopausia tardía
  • Síntomas de la perimenopausia

¿Qué es la perimenopausia?

El peri en la perimenopausia significa “cercano”, así que sí, este es el momento cercano a la menopausia.

En otras palabras, la perimenopausia es el momento previo al momento en que tu cuerpo deja de ovular.











El punto exacto de la menopausia en sí es 12 meses después de haber tenido el último período.

Pero más que un momento único y aislado, la menopausia es un viaje que se desarrolla en diferentes fases a lo largo de un espacio de tiempo.

Durante esta transición, tus hormonas, sobre todo el estrógeno y la progesterona, comienzan a fluctuar.

Cuando lo hagan, es posible que experimentes todo tipo de cambios interesantes.

Algunas personas tienen un montón de síntomas intensos. Algunas personas no tienen ninguno.

Conocer los signos de la perimenopausia puede hacer que todo el viaje sea mucho más fácil de navegar.

¿Cuál es la edad promedio para la perimenopausia?

Entonces, ¿cuándo comienza la perimenopausia?

Aunque a menudo se habla de algo que solo te afecta a finales de los 40 y principios de los 50, la perimenopausia puede extenderse mucho más.

Puede comenzar a los 35 y puede llevarte hasta los 50 años.

¿Cuáles son las etapas de la perimenopausia?

En términos generales, la perimenopausia se puede dividir en dos etapas: temprana y tardía.

Pero estas no vienen en un orden predeterminado.

No hay dos experiencias de perimenopausia iguales.

Los signos y síntomas varían tanto en términos de cuándo ocurren como de qué sucede cuando lo hacen.

Los primeros signos de la menopausia

Lo sabrás (a menudo) por los cambios en tu período. (No siempre, pero comúnmente).

Las cosas pueden volverse más irregulares en términos de cuánto y con qué frecuencia.

Puedes experimentar aumentos repentinos de estrógeno que pueden hacerte sentir todo tipo de cosas, desde senos sensibles hasta hinchazón, cambios de humor y dolores de cabeza.

Esta fase generalmente comienza a los 40, pero puede comenzar a los 30.

Perimenopausia tardía

La segunda fase es el capítulo anterior a la menopausia.

Para algunas mujeres, este momento puede traer consigo una serie de síntomas incómodos, que a menudo empeoran por el hecho de que simplemente no hablamos de nada de esto lo suficiente.

Básicamente, hay demasiadas instancias de ¿Qué rayos le está pasando esto a mi cuerpo?

Síntomas de la perimenopausia

Las conversaciones sobre la perimenopausia a menudo terminan abruptamente con la frase ``Estoy pasando por algunas cosas”.

Queremos que sepas que tus cosas importan.

Entonces:

Vamos a nombrar y conquistar esas cosas.

¿Lista?

Antes de comenzar, un recordatorio importante sobre las llamadas cosas. No todas pasan por las mismas cosas o de la misma manera. Tus cosas son tus cosas. Pero aquí están las cosas comunes:

  1. Cosas calientes. Ah, el infame sofoco. De repente hay una oleada de calor de quién sabe dónde, cayendo en cascada a través de tu cara, cuello y, a veces, todo tu torso. A veces te tiñes de un delicioso tono rosa. A veces sudas. A veces, el flash pasa rápidamente a un escalofrío en un movimiento de barrido. Y luego también están los sudores nocturnos. Esos son divertidos. Al pasar por todo esto, mantente hidratada. Sigue amándote a ti misma. (Y tienes permiso para gritar cuando lo necesites).
  2. Cosas de vagina. Atrofia vaginal es el término correcto, pero no nos interesa para ser honestos. No te estás marchitando ni averiando. Tu estrógeno acaba de caer. Lo cual tiene que suceder. Esta caída puede causar sequedad y ardor vaginal, y también puede hacer que la pared de la vagina adelgace. Esto puede afectar cómo te sientes con respecto al sexo. Los humectantes y lubricantes pueden ayudar.
  3. Cosas de período. A algunos períodos les gusta anunciar su final de manera bastante dramática. Pueden volverse irregulares. Pueden ser más intensos. Podrían ser más largos.
  4. Cosas de huesos. Hacia el final de la perimenopausia, es posible que comiences a perder masa ósea a un ritmo bastante rápido. Esto es normal. Asegurarse de tener la cantidad correcta de calcio y vitamina D en tu dieta puede ayudar a fortalecer tus huesos.
  5. Cosas de comida. Es posible que se te antoje todo cubierto en azúcar o cubierto en sal. O simplemente no tienes interés en ningún alimento en absoluto. Nada te provoca. De cualquier forma, el cuidado personal a veces implica tomarse el tiempo para prepararse una buena comida y sentarse a comerla.
  6. Cosas de la vejiga. Digamos que la pipi-tos no es un mito Los ejercicios del suelo pélvico pueden ayudar.
  7. Cosas del corazón. Los latidos fuertes y las palpitaciones son normales en este momento debido a los cambios en los niveles hormonales, pero si te preocupa algo que se siente irregular, habla con tu médico.
  8. Cosas musculares. Calambres, espasmos, hormigueo. No tienes que pasar por esto sola. Habla con tu médico acerca de los medicamentos que pueden ayudar.
  9. Cosas de dormir. Descansar puede comenzar a parecer algo inalcanzable. No puedes dormir. Finalmente, cuando lo haces te despiertas momentos después. Tienes pesadillas. Tienes sudores. ¿Cosas que ayudan? Yoga, meditación, ejercicio. Y si necesitas medicamentos, habla con tu médico.
  10. Cosas de ánimo. El cambio en las hormonas puede hacer que tu estado de ánimo fluctúe. El estrógeno puede aumentar durante la menopausia y luego caer en picado. La progesterona también se desploma. Entonces, sí, esto puede hacerte sentir que estás perdiendo el control.

Y también hay algo más que no debería confundirse entre las cosas de hormonas:

  1. Cosas de salud mental. Este momento de tu vida puede llegar a ser demasiado para tus emociones. Hay tantas cosas que pueden afectar tu salud mental: temor a envejecer, estrés profesional, responsabilidades familiares… Es mucho. Sumado a esto, si querías tener hijos y no pudiste (por las innumerables razones que existen), puede sentirse como una gran pérdida. La orientación profesional es de gran ayuda. Al igual que chatear con una comunidad de personas que están pasando por las mismas cosas que tú estás pasando. De nuevo, no tienes que pasar por esto sola.

Tienes el control.

Y cuando sientas que lo estás perdiendo, acércate. 💞

Popular en el blog
Es tendencia en la comunidad