La Regresión del Sueño de los 4 Meses: Guía Experta

Team Peanut
Team Peanuthace 2 años5 min de lectura

Justo cuando tu pequeño comienza a dormir durante largos períodos de tiempo y se acostumbra a una rutina de siestas, repentinamente te ves forzada a levantarte con ojos suplicantes cada pocas horas mientras luchas para que se vuelva a dormir. ¡¿De qué va esto?!

Regresión del Sueño de los 4 Meses

Bueno, parece que podrías estar en medio de la regresión del sueño de los 4 meses.

¿Qué es la regresión del sueño de los 4 meses?

La regresión del sueño de los cuatro meses es una etapa completamente normal (¡y temporal!) en el desarrollo de tu bebé.

En realidad es más una progresión del sueño, ya que es una señal de que el ciclo de sueño de tu bebé está madurando.

“A los cuatro meses, incluso los bebés que mejor duermen experimentarán una regresión.

Por lo general, con una duración de 2 a 3 semanas, el bebé se despertará con frecuencia por la noche y dormirá menos en general.

La buena noticia es que es una señal de que su bebé está pasando a un nuevo ciclo de sueño.” - Dice Lauren Olson, experta en sueño infantil y fundadora de Sleep + the City.

¿Cuáles son los signos de una regresión del sueño?

Si tu bebé comienza repentinamente a despertar en medio de la noche y hace todo lo posible por luchar contra el sueño cuando, por lo general, duerme bien, probablemente se trate de una regresión.

Una regresión del sueño tiende a durar unas pocas semanas, y la más común es a los 4 meses, pero es posible que vea signos alrededor de los 8 meses, 12 meses, y 18 meses también.

Por lo general, ocurren durante las edades y etapas en las que su pequeño está alcanzando hitos de desarrollo.











“Para detectar la regresión del sueño de los 4 meses, tienes que estar pendiente de señales como que el bebé se vuelve más activo, se dé vuelta, absorbe más lenguaje y reconoce rostros”. dice Lauren.

Todas estas son señales de que una regresión podría estar a la vuelta de la esquina.

Lauren también aconseja estar atentos a las siestas cortas y repentinas de menos de 30 minutos por vez, al aumento de la irritabilidad durante el día, a negarse a que lo acuesten o a tomar una alimentación com

¿Cómo manejo la regresión del sueño de los 4 meses?

Si te preguntas cómo lidiar con la última regresión del sueño de tu pequeño, tenemos las respuestas que buscas.

Con la ayuda de Lauren, hemos reunido cinco soluciones para la regresión del sueño.

1. Mantenga una rutina

A esta edad, los bebés necesitan aproximadamente de seis a ocho horas de sueño por la noche.

Para asegurarte de que completen sus horas, prueba una rutina de sueño que los aliente a relajarse antes de acostarse.

“Tener una rutina de sueño es increíblemente importante, especialmente con bebés menores de 12 meses que aún no pueden comunicarse con palabras.

En cambio, usamos ‘señales sociales’ como bañarse y bajar la intensidad de las luces para indicar que se acerca la hora de acostarse.

Al hacerlo, ¡es mucho menos probable que los bebés se inquieten!” explica Lauren.

Una rutina para la hora de acostarse puede ser un baño, un masaje, música suave, iluminación tenue y una última comida para alimentar al bebé antes de acostarse.

2. Prepare su dormitorio

El ruido blanco y las cortinas opacas son dos de mis elementos imprescindibles para dormir, y son absolutamente vitales para siestas más largas y poder dormir toda la noche”. - Dice Lauren.

“El ruido blanco bloquea cualquier ruido nocturno molesto (piense: perros que ladran y tablas del suelo que chirrían) e imita los sonidos en el útero a los que el bebé ya está acostumbrado, por lo que puede ser realmente relajante para ellos.

Y las persianas opacas pueden bloquear no solo la luz, sino también el sonido y el calor/frío. La oscuridad fomentará un mejor sueño y, si se despiertan, también ayudará a volver a dormir”.

Puede sonar sorprendente cómo algunos pequeños cambios en la habitación del bebé pueden cambiar su patrón de sueño, ¡Pero no hay ninguna duda!

3. Comodidad extra

¿Quién no ama un burrito de bebé?

No solo se ven adorables bien empaquetados, sino que esto también puede ayudar a que tu pequeño se mantenga tranquilo y duerma más profundamente.

“Las mantitas correctas pueden ayudar a aumentar la duración de la siesta, fomentar períodos más largos de sueño por la noche y reducir el reflejo de Moro.

El reflejo de Moro es la sensación de caída que tendrá el bebé cuando lo alejes de tu cuerpo y lo coloques en el suelo.

Envolverlos les ayuda a sentirse más seguros y reduce las posibilidades de desencadenar este reflejo”. explica Lauren.

4. Adormilado pero despierto

Puedes ayudar a tu pequeño a aprender a calmarse solo (o dormirse solo) acostándolo cuando esté ‘adormilado pero despierto’.

“Básicamente, haz que pase por las rutinas de la siesta o de la hora de acostarse de las que hablamos antes.

Luego coloca suavemente al bebé en la cuna aún si está algo despierto aún (pero muy somnoliento).

Esta técnica es clave cuando intentas que deje de despertarse y que tenga siestas más largas”. dice Lauren.

¿No sabes reconocer las señales? Píllalo cuando bosteza, se frotar los ojos, o cuando esté relajado y tranquilo: estos son signos claros de que está listo para dormir.

5. No lo hagas sola

Hay que admitir que las regresiones del sueño son difíciles.

Así que, mientras sigues todos estos consejos, asegúrate de tener un excelente sistema de apoyo a tu alrededor, ya sea familia o mamás que hayas conocido en Peanut - Para tu comodidad y aliento.

Popular en el blog
Es tendencia en la comunidad