¿Se puede usar una silla de masaje durante el embarazo?

Peanut
Peanutel mes pasado4 min de lectura

Respondemos algunas de las preguntas importantes sobre el uso de una silla de masaje durante el embarazo. ¿Es seguro? ¿Cuáles son las alternativas?

¿Se puede usar una silla de masaje durante el embarazo?

¡Dolor de espalda! Te escuchamos, mamá, es algo importante.











También es muy común.

La mayoría de las mujeres experimentan dolor de espalda en algún momento del embarazo, muchas en el último trimestre pero también en las primeras etapas.

Realmente es una buena señal, porque significa que tu bebé está creciendo.

Pero eso no significa que no necesites un poco de alivio.

A medida que analizas tus opciones, es posible que te preguntes si es seguro usar un silla de masaje eléctrica durante el embarazo.

¿Existen riesgos?

Recuéstate y relájate mientras echamos un vistazo a algunas de las respuestas.

En este articulo: 📝

  • ¿Es seguro usar una silla de masaje durante el embarazo?
  • ¿Quién debe evitar los masajes en sillas durante el embarazo?
  • ¿Cuáles son las alternativas a los masajes en silla durante el embarazo?

¿Es seguro usar una silla de masaje durante el embarazo?

El uso de una silla de masaje durante el embarazo ha recibido una prensa no tan buena en el pasado.

Algunos dicen que las vibraciones de la silla podrían ser dañinas para tu bebé, que podrían provocar un aborto espontáneo o un parto prematuro, o que las almohadillas térmicas podrían elevar la temperatura de tu cuerpo, lo que también podría ser peligroso.

Pero, ¿hay algo de verdad en estas advertencias?

La respuesta es no, no realmente.

Las vibraciones en un sillón de masaje no son lo suficientemente fuertes como para afectar a tu bebé.

De hecho, es probable que tu bebé reciba la misma cantidad de vibraciones cuando caminas y caminar es algo bueno!

Probablemente sea mejor no tener la vibración demasiado alta durante demasiado tiempo, pero a niveles bajos a moderados, tu bebé debería estar bien.

Sin embargo, es una buena idea controlar la temperatura de tu cuerpo mientras estás embarazada, y eso significa evitar aumentar el calor en las almohadillas térmicas de tu sillón de masaje.

Una vez más, el calor de bajo a moderado puede ser agradable y relajante, pero no permitas que tu cuerpo se caliente demasiado, ya que esto podría causarle complicaciones bastante graves a tu pequeño.

(También es por eso que las futuras mamás no deberían pasar demasiado tiempo en jacuzzis y saunas con vapor).

Si mantienes la configuración baja y limitas tus sesiones a alrededor de 20 minutos, los sillones de masaje pueden ofrecer algunos beneficios sorprendentes, que incluyen:

  • Reducir los niveles de estrés
  • Reducir la ansiedad y la depresión
  • Aliviar el dolor de espalda y piernas
  • Mejorar la circulación sanguínea
  • Mejorar el sueño

¿Quién debe evitar los masajes en sillas durante el embarazo?

Hay algunas mamás que probablemente no deberían usar sillas de masaje.

Si tienes náuseas matutinas graves, por ejemplo, prefiere no hacerlo: el estremecimiento de la silla, incluso si es suave, solo puede hacer que te sientas peor.

También es mejor evitar los sillones de masaje si has tenido un aborto espontáneo o un parto prematuro antes, o si estás experimentando un embarazo complicado o de alto riesgo.

Y si sentarte en la silla te produce calambres, desmayos o incomodidad, y especialmente si sientes algún tipo de dolor, bájate. Hay otras opciones para ayudarte a relajarte; a continuación, te ofrecemos algunas ideas.

¿Cuáles son las alternativas a los masajes en silla durante el embarazo?

Es importante darle un descanso a tu cuerpo mientras pasa por algunos cambios físicos bastante importantes: te mereces un descanso, mamá.

Si no tienes acceso a una silla de masaje, o si prefieres no usar una, también puedes probar algunas de estas alternativas para ayudar a aliviar los dolores y molestias del embarazo:

  • Acude a un fisioterapeuta o masajista certificado. Un masajista o fisioterapeuta es otra buena opción, pero asegúrate de que sepan cómo trabajar con mamás embarazadas.
  • Pónte en movimiento Caminar, nadar, yoga prenatal y Pilates también te pueden ayudar.
  • Levanta los pies Incluso si no estás recibiendo un masaje, el simple hecho de descansar puede ayudar a aliviar algunos de esos dolores molestos.
  • Duerme de lado Deslizarte con una almohada debajo del vientre y entre las rodillas dobladas puede ofrecer un alivio muy necesario para los músculos y las articulaciones adoloridos.

Si tienes dudas, habla siempre con tu médico o matrona.

Tu embarazo es único, por eso es tan importante que encuentres las mejores soluciones para ti y tu bebé.

Popular en el blog
Es tendencia en la comunidad