El trabajo desde casa con bebés: 7 consejos

Peanut
Peanutel mes pasado6 min de lectura

No nos andaremos con rodeos: descubrir cómo se lleva un trabajo desde casa con bebés puede parecer una tarea imposible.

El trabajo desde casa con bebés

Cuando tu bebé finalmente se duerme, nunca es como esperabas.

Y todo lo que buscas durante este instante de tranquilidad es un poco de cuidado personal básico, por ejemplo, cepillarte los dientes.

El equilibrio entre el trabajo y la vida se ha ido por la ventana y, a veces, puede parecer que estás llevando de mala manera el trabajo y la crianza de los hijos.

¡Pero hay esperanza!

Por un lado, las mujeres reportan mejores oportunidades de ascenso en sus trabajos como resultado de trabajar desde casa.

Entonces, sabiendo que todo esto viene con algunos altibajos importantes, comencemos por el principio.

En este articulo: 📝

  • ¿Cómo se trabaja desde casa con un recién nacido?
  • ¿Cómo mantengo a mi bebé ocupado mientras trabajo desde casa?
  • Consejos para trabajar desde casa con un bebé

¿Cómo se trabaja desde casa con un recién nacido?

Tú y tu bebé son nuevos en esto.











Así que, en primer lugar, sé amable contigo misma.

Y luego, mezcla y combina los siguientes consejos según sea necesario.

Crea un horario (más o menos)

Si bien es cierto que los bebés probablemente no estén demasiado pendientes de tu horario de trabajo, aún puedes establecer algunas prioridades para la semana.

Trata de tratar los objetivos de trabajo como metas flexibles.

Mantén una lista de tareas diaria, semanal y mensual.

A medida que las tareas se vuelven prioritarias, muévelas al principio de la lista.

Las tareas al final de la lista están bien para pasar a la próxima semana.

Administra las expectativas

Ya sea que seas independiente o trabajes para otra persona, comunica tus necesidades y sé clara con los límites.

Si esto significa escribir un correo electrónico redactado con firmeza, hazlo.

Trabaja mientras ellos duermen

Si esto no es tan fácil como suena, traga fuerte.

No estás sola.

La única certeza aquí es que no hay certeza aquí.

Todo lo que puedes hacer es seguir la corriente.

Trata de comenzar con tareas importantes una vez que todos estén dormidos, pero trata de no desesperar cuando el trabajo se interrumpa a los diez minutos.

Una opción es establecer metas pequeñas y manejables.

Si planeas de cinco a diez minutos de trabajo sólido, un período más largo será una ventaja.

¿Cómo mantengo a mi bebé ocupado mientras trabajo desde casa?

Una vez que tu bebé sea un poco mayor, puedes comenzar a invertir en algunas actividades para mantenerlo cautivado (tal vez).

Un saltador para bebés, o una hamaca para bebés, es una oportunidad única para mantener a tu bebé activo y entretenido.

Básicamente, es un asiento unido a un marco con una cuerda elástica.

Las opciones van desde súper simples hasta francamente palaciegas (campanas, silbatos, lo que imagines) y se pueden instalar justo al lado de tu estación de trabajo.

Algunas palabras de precaución aquí.

Tu bebé debe poder sostener el cuello y la cabeza con firmeza antes de montar un saltador.

Y aunque tienes mucho qué hacer en este momento, la Academia Estadounidense de Pediatría dice que se debe supervisar al bebé siempre que use un saltador.

Tampoco es una buena idea dejar que duerman en el saltador o que permanezcan en él por mucho tiempo.

Te llevamos a través de todos los detalles aquí.

Y luego, si estás buscando otros juguetes increíbles para mantenerlos ocupados, prueba esta lista de juguetes geniales y estas actividades divertidas.

Consejos para trabajar desde casa con un bebé

Trabajar desde casa con un bebé es algo… difícil.

Sigue leyendo para conocer algunas pequeñas cosas que puedes hacer para ayudar a aligerar la carga.

1. Busca ayuda

La comunidad lo es todo.

Conéctate con otras mamás en su vecindario, ya sea en línea (psst, ¡podemos ayudar!), o a través de tu centro comunitario o iglesia.

Después de la fase de recién nacido, puedes intentar organizar ‘turnos divididos’ con otras mamás.

Piensa en esto como citas para jugar, solo para bebés.

Programa un tiempo semanal para dejar al bebé durante un par de horas y devuelve el favor más adelante en la semana.

¡Voila! Todos obtienen un buen tramo de tiempo de trabajo semanal.

2. Haz que los fines de semana cuenten

La preparación de comidas, la lavandería, la ducha semanal…

Dado que la línea entre trabajo y vida personal está más borrosa que equilibrada en este momento, intenta planificar una pequeña aventura los fines de semana.

Puede ser algo muy simple, pero definitivamente diferente.

Clases para bebé y mamá en la piscina local, visita a un santuario de aves, caminatas y café con una amiga.

Trata de ceñirte a estos planes: un cambio de escenario puede marcar la diferencia.

3. Mantén un diario

Tómate un tiempo al final de cada semana para anotar tus pensamientos y sentimientos.

¿Qué funcionó esta semana?

¿Qué no lo hizo?

Anota incluso las pequeñas victorias.

Estás exhausta y puede llegar a ser complicado tener cualquier perspectiva fuera del ahora mismo.

Hacer un seguimiento de los éxitos y las dificultades puede ayudarte a mantener la calma y notar patrones útiles.

4.. Optimiza tu configuración

Algunas actualizaciones estratégicas a su configuración TEC (trabajo en casa) pueden ayudar a que tus días sean un poco más tranquilos.

Algunas ideas:

  • Sincroniza tus dispositivos. Cuando necesites alejarte de la computadora (todo el tiempo), aún puedes usar tu mano libre para revisar correos electrónicos o tomar notas en tu teléfono.
  • Coloca estaciones de carga en puntos clave, para asegurarte de tener carga durante esa sesión de amamantado inesperadamente larga.
  • Usa auriculares inalámbricos. Mantén uno en el oído y otro cargándose.

5. Toma descansos

Camina alrededor de la cuadra, a la tienda de la esquina, al final del pasillo, haz lo que puedas.

Este es un tiempo de vinculación entre tú y tu bebé, además de un descanso de la rutina de comer/dormir/llorar/repetir.

6. Experimenta con el portabebés

Un portabebés o una mochila pueden hacer maravillas, permitiéndote trabajar mientras tu pequeño duerme.

El bebé permanece cerca y tus manos están libres.

7. Realiza un seguimiento de su horario de sueño

En algún momento entre los tres y ocho meses, puedes comenzar a realizar un seguimiento del horario de sueño del bebé.

Es posible que la próxima semana no se parezca en nada a esta semana, pero hacer un seguimiento puede ayudar a tener una sensación de control.

En los momentos difíciles, date cuenta de que las cosas cambian con los bebés de un momento a otro, de un día a otro.

Entonces, la próxima semana probablemente será algo totalmente diferente.

Y recuerda, no hay una sola manera de hacer esto.

Encuentra esas pequeñas cosas que te ayuden a sobrellevar la situación y hazlo lo mejor que puedas.

Todo lo mejor, mamá.

Popular en el blog
Es tendencia en la comunidad