5 Consejos Para Sobrevivir a Las Dos Semanas de Espera

Guest Post: Josephine Atluri
Guest Post: Josephine Atluriel mes pasado4 min de lectura

Ya sea que estés tratando de concebir de forma natural o con una mano amiga, habrá un momento en el que tendrás que enfrentarte a la infamemente difícil espera de dos semanas.

Si bien puede ser emocionante, también puede ser un momento lleno de preocupación y miedo.

Las Dos Semanas de Espera

Es posible que te sientas impotente y atormentada por la preocupación, pero a través de una combinación de meditación y búsqueda de apoyo durante tu espera de dos semanas, podrás aliviar la carga del estrés (¡al menos un poco!).

¿Cuál es la espera de dos semanas?

La espera de dos semanas (2WW o TWW) es el tiempo entre la ovulación y su próximo período esperado, también conocido como las dos semanas más largas de la historia.
Te encontrarás preguntándote constantemente si cada punzada, dolor y síntoma nuevo y misterioso es un signo de embarazo, lo que realmente puede aumentar la ansiedad.

5 consejos para una espera consciente de dos semanas

Para cualquier persona que se encuentre actualmente en el período de limbo y ansiosa por hacerse una prueba de embarazo, aquí hay algunos consejos para ayudarte a equilibrar el nerviosismo con algo de esperanza y calma para que la espera de dos semanas sea más llevadera.

Apóyate en las distracciones

No hay nada como una buena distracción para ayudarte a mantener tu mente ocupada.
Para dejar de obsesionarte con los síntomas de espera de dos semanas, concéntrate en aplastar esos objetivos laborales o emprender un nuevo proyecto.
Si sabes cuándo realizarás tu procedimiento de fertilidad o cuándo programarás tu ovulación, planifica con anticipación para asegurarte de tener algo que hacer todos los días para mantenerte ocupada.

Deja entrar la esperanza y sea positiva

Puede ser difícil y aterrador tener esperanza durante la 2WW (especialmente si has pasado por muchos ciclos en el pasado sin éxito).
Pero es importante hacer todo lo posible para abrazar completamente la esperanza.
Recuerda que has hecho todo lo que estaba a tu alcance para llegar a este momento del embarazo.

Al tener esperanza, y ser positiva, te das la oportunidad de experimentar plenamente este momento de posibilidad en lugar de descartar automáticamente tus posibilidades de éxito.

Meditá a diario

Tratar de concebir puede causar mucho estrés y ansiedad.
Una excelente manera de combatir esto, especialmente durante la temida Segunda Guerra Mundial, es probar la meditación.
Si nunca has meditado antes, todo lo que necesitas hacer es ser consciente de tu respiración.
Siéntate con los ojos cerrados durante 3 a 5 minutos y concéntrate en respirar profundamente. Si deseas seguir a un compañero de respiración, cuenta seis segundos para inhalar y exhalar.
Esto te ayudará a:
🧘‍♀️ Pasar del estado de “lucha o huida” al estado de “descanso y digestión”.
🧘‍♀️ Permanece en el momento presente en lugar de preocuparte por el futuro.
🧘‍♀️ Evita una espiral de negatividad.
🧘‍♀️ Recupera la sensación de control.
Confía en mí, solo toma unos minutos sentir los beneficios relajantes de inmediato.
Y la mejor parte es que las técnicas de respiración también se pueden usar fuera de tus meditaciones como una técnica de manejo del estrés (piensa: en tu próxima cita con el médico para calmar tus nervios, ¡o antes de hacerte una prueba de embarazo!).

Evita los desencadenantes

Durante la espera de dos semanas, es fundamental evitar los desencadenantes tanto como sea posible para evitar que los pensamientos negativos y las preocupaciones se apoderen de tu mentalidad.
Recuerda: está bien decir no a ponerse al día con amigos, navegar por las redes sociales y asistir a eventos como baby showers durante este tiempo frágil: tus sentimientos son válidos y esto ayudará a mantener a raya esos factores desencadenantes.

Aprovecha tu tribu

¿Te preguntas qué no hacer durante la espera de dos semanas?
Es simple, no lo hagas solo. Es el momento perfecto para conectarse con otros en busca de apoyo.
Ya sea a través de Peanut, tu mentor de fertilidad o tu pareja, permítete ser vulnerable y pide ayuda.
A veces, saber que alguien está ahí y listo para escuchar puede aliviar parte del estrés que sientes y ayudarte a sentirte menos sola.
Cuando llegue el momento de hacerte la prueba de embarazo, date tiempo y espacio para procesar el resultado sin importar el resultado.
Tú puedes.

Popular en el blog
Es tendencia en la comunidad